Sherlock-Health, en el día europeo para el uso prudente de antibióticos 2019

Un día importante. Un día significativo en el calendario, una fecha en la que todos los europeos reflexionamos en referencia al uso prudente de los antibióticos, de una manera más razonable, lógica y eficaz. Para que sigan ahí, ayudandonos, para que no se cumplan las predicciones más desalentadoras.

Y este año, he tenido el inmenso privilegio de exponer desde un punto de vista práctico y cercano la situación actual de los diferentes sectores que componen la Sanidad Animal y el esfuerzo que se está realizando para reducir el consumo de estos productos, simplemente, espectacular en 4 años. Un esfuerzo de todos, técnicos y ganaderos. Gracias al Ministerio de Sanidad y a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios por su invitación. Gracias a todos los compañeros y técnicos que me han ayudado en su preparación y de los que aprendo día a día.

Aquí, pinchando en la foto,  os dejo el enlace de mi participación en las Jornadas celebradas en en Madrid el 18 de noviembre.

Captura de pantalla 2019-12-03 a las 23.19.48

No se trata de NO usar los antibióticos, se trata de hacerlo más coherentemente. Y lo que está claro, muy claro, es que tenemos que ir todos a una. Un mundo, una salud.

Christian

Los antibióticos y la vida

Lo primero que debo hacer es disculparme con las personas que desde hace unos meses siguen este modesto blog. No he podido atenderlo los últimos 15 días por motivos personales, concretamente un problema de salud en la familia. Nunca es fácil escribir de Salud, de hecho, hay personas que ni siquiera quieren saber de ello. Por eso, no saben lo que les agradezco que sigan el blog y compartan estas lineas. Saben, esta semana, a pesar de pasar algunos momentos delicados, se ha visto enormemente reforzada mi ilusión y ganas de seguir escribiendo y compartiendo con ustedes estas reflexiones. Una de las personas que más quiero, ha tenido que someterse a una operación quirúrgica de urgencia, y no se me olvidará nunca la frase del cirujano al término de la intervención: “Hemos tomado una muestra de líquido abdominal por si aparece una bacteria resistente“. Una bacteria resistente.

Una frase, un momento, que te deja serio, muy serio. He hablado de resistencias a los antibióticos mil veces, trabajo con ello, y sin embargo, en ese momento, además, el defecto profesional te hace pensar en si va a aparecer una Escherichia coli resistente, una Klebsiella o que se yo….Las resistencias son un problema de todos, que ocasiona muchos fallecimientos en nuestros hospitales, sobretodo en el tercer mundo, y cuantiosos problemas sanitarios en nuestras explotaciones ganaderas o en nuestras mascotas, donde en ocasiones no hay tratamientos efectivos frente a diversas infecciones. De eso, me han visto escribir en varias ocasiones. Pero saben, no se da cuenta uno del significado de las cosas hasta que la realidad de las mismas te lo deja bien claro. Aunque lo sepas de antemano. Y lo peor de todo, es que en el día a día, ves muchas personas que no son conscientes de lo que está pasando, a pesar de los múltiples esfuerzos de difusión de la información.

20130314_130843
Las bacterias gram negativas como Escherichia coli o Klebsiella spp. (en la imagen), algunas de las bacterias que más fácilmente están implicadas en las resistencias a los antimicrobianos.

Pero no, pasan los días y aparentemente no hay infecciones post-operatorias y te das cuenta de la importancia de uno de los inventos más maravillosos que del ser humano durante el siglo pasado, LOS ANTIBIÓTICOS. Curiosamente, nos mostraron el camino ellos, los propios microorganismos (hongos, bacterias….), productores, por ejemplo, de la penicilina. Después, hemos sido capaces de desarrollar algunos principios activos. De ahí la diferencia entre los antibióticos (producidos por un ser vivo) y los antimicrobianos (que además de éstos, incluyen también los productos sintéticos). Saben…tenemos un tesoro, y debemos cuidarlo, protegerlo y preservarlo con todas nuestras fuerzas, recordándoselo continuamente a todas las personas que no los usan adecuadamente.

No puedo evitar pensar que en otra época, entrar en una mesa de operaciones era jugársela a cara o cruz por la ausencia de tan preciado tesoro. Nosotros, afortunadamente, no lo hemos vivido. Pero saben, el uso inadecuado de los antibióticos está poniendo en peligro todo eso, y tenemos la responsabilidad moral de evitarlo y conservarlo para las nuevas generaciones.

Es inevitable pensar en las personas que desafortunadamente se encontraron con una de esas bacterias resistentes. Me pongo en su piel. Terrible. Por ellos y por todos, hay que luchar contra las resistencias a los antibióticos y usarlos coherentemente en medicina humana y animal. Usarlos sólo cuando los prescribe un profesional, cumplir con los tratamientos que nos prescriben aunque estemos mejor, respetar los tiempos, no guardar antibióticos. Pequeños detalles, pequeñas decisiones. Grandes consecuencias. 

Vamos a seguir desde estas lineas, incidiendo en la importancia de usar los antibióticos coherentemente para tratar a las personas y a los animales. Siempre que sea necesario, pero sin abusar de ellos.

Christian

 

El jabalí, un caballo de Troya galopando por Europa

Esta semana, he tenido la fortuna de asistir a una conferencia con uno de los grandes especialistas que tiene España en materia de Sanidad Animal en el campo de la fauna silvestre, mi compañero Christian Gortázar, del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos de la Universidad de Castilla La Mancha. Fácil, ilustrativa, divulgativa, documentada, son muchos los adjetivos que podría utilizar para definir la presentación que pudimos disfrutar, fantástica.

Soy veterinario, y ¿de qué hablamos los veterinarios?. De control de enfermedades. En este caso: de la tuberculosis y la peste porcina africana. La primera, no hace falta presentarla; nos ha acompañado siempre y, hoy en día, sigue siendo la enfermedad infecciosa que más muertes ocasiona por delante del mismísimo VIH (SIDA) en el ser humano. Los números son aun terribles (10 millones de afectados y casi 1,5 millones de muertes anuales). En los animales, esta enfermedad es muy compleja, y un pozo sin fondo desde el punto de vista económico. En los países que no tienen recursos para combatirla eliminando los individuos infectados, usan la vacunación, que no es totalmente efectiva y motiva que las poblaciones humanas se vean afectadas. En los que si pueden hacerlo, como España, se invierten muchos recursos en intentar controlarla. La segunda: la peste, y aunque no afecta al ser humano, es una ruina para el sector porcino…….y nosotros somos el cuarto productor mundial (casi nada). Lo peor es que avanza inexorablemente por el continente europeo, de este a oeste.

Imagen 1160mejor
El incremento de las poblaciones de jabalíes constata el abandono del mundo rural y dificulta la lucha frente a la tuberculosis a la vez que incrementa el riesgo de la entrada de peste porcina africana (Foto: C. Gortázar)

Son muchas las cosas que le pasan a uno por la cabeza durante y después de recibir y conocer semejante información. Y no piensen ustedes que es un tema muy específico de los veterinarios, y que sólo a nosotros puede interesarnos lo que escribo hoy. Nada más lejos de la realidad. En medio de mis reflexiones, surgió la imponente figura de un animal al que Christian se refirió constantemente en su charla: el jabalí. Ningún otro animal como este, constata la situación actual de España con el abandono del hábitat rural. ¿Saben ustedes que la previsión de la población de jabalíes en España es de cerca de 4.000.000 de individuos? Esta cifra es un disparate, por cada 12 habitantes, España tiene un jabalí. ¿Saben ustedes que son portadores de muchas infecciones como la tuberculosis? , ¿y saben que haría falta eliminar anualmente casi dos tercios de su población para que al año siguiente su número no se incrementara?

Campan a sus anchas por media España, aprovechándose de su elevada capacidad reproductiva, la falta de depredadores (el lobo sería el único que podría actuar como tal, y de hecho lo hace en algunas comunidades del norte del país), y sobretodo, y por encima de todo, del abandono de nuestros campos, de las actividades rurales y de la reforestación, que le proporciona cobijo y alimento. Soy veterinario, y me encantan los animales, pero el daño que puede hacer, a la fauna silvestre, a la agricultura y a nuestra propia Salud, el descontrol de esta especie, constituida en verdadera plaga, requiere que se adopten medidas urgentes para el control de las poblaciones.

Y a todo eso, añadimos el hecho de que el jabalí es una de las vías de entrada más probable de la peste porcina en nuestro país. Lo paradójico de la situación es que hace algunas décadas, ya vencimos a este terrible enemigo, pero entonces no había 1.000.000  de posibles portadores del virus paseando sin control por los campos de España y media Europa.

Hay que tomar conciencia de la situación para plantear soluciones efectivas….si es que estamos a tiempo de hacerlo.

Christian

 

El juego sexual……de las bacterias y sus consecuencias

No han cambiado de blog. Seguimos hablando de Sanidad, de Salud, y de factores que tienen que ver con el bienestar de los animales, de las mascotas, o de nosotros mismos. Hoy sólo voy a escribirles unos párrafos en referencia a un aspecto que a lo mejor desconocen muchos de ustedes, pero que tiene mucha influencia en algunos de los problemas sanitarios que nos ocasionan las bacterias. El juego sexual de las bacterias. ¿Sorprendidos?. El otro día, recuperando algunos datos, encontré una comunicación a un congreso de una gran científica, amiga y compañera francesa titulada: “El baile sexual de los micoplasmas”, y me he permitido recuperar su idea para escribir estas breves lineas qué, estoy seguro, les pueden hacer entender un aspecto concreto de los que a nosotros, los científicos, a veces nos cuesta explicar de un modo fácil y entendible. Por ello, hoy hablamos de sexo….pero a pequeña escala.

Aprovecho para aclararles, pues no tienen por qué saberlo, que los micoplasmas a los que se refería mi amiga, son un tipo de bacterias “muy fastidiosas” que producen infecciones difíciles de curar en multitud de especies, incluyendo la nuestra. Verán, lo que ella trataba de explicar con ese título tan sugerente, es qué, aunque nosotros veamos a esos bichitos como algo minúsculo y sin aparente capacidad “para comunicarse con sus congéneres” y mucho menos transmitir información, esta impresión es totalmente errónea. Es decir, las bacterias pueden “comunicarse entre ellas” por diferentes rutas y formas y “transmitir su información” más o menos importante de unas a otras, y sin que nosotros, evidentemente, nos demos cuenta.

cocos y bacilos
Tinción GRAM de un cultivo donde se observan cocos GRAM+ (los azules), compatibles con Staphylococcus aureus, y bacilos GRAM- (los rosados), compatibles con Escherichia coli. La presencia de infecciones mixtas, facilita el contacto entre los microorganismos

Por ejemplo, si usted pone dos bacterias juntas, en algunos casos se produce “una relación” entre ellas, qué, si las condiciones son apropiadas, les puede permitir “compartir su material genético” y generar “una bacteria con características de las otras dos”. ¿Les suena de algo?. Traducido al artículo de hoy, el contacto sexual de las dos bacterias, les permite generar una nueva con genes de una y de la otra.

En ocasiones, esas transferencias generan nuevos individuos, qué, por citar algunos de los aspectos más importantes:

  1. Pueden generar una bacteria algo diferente que posee material genético procedente una y de otra y puede convertirse, por ejemplo,  en más “peligrosa en una determinada especie”.
  2. Pueden generar una bacteria que sea resistente a algún antibiótico, cuando antes eran sensibles.

En la resistencia a los antibióticos, quiero profundizar un poco, ya que las bacterias poseen diversos mecanismos para establecer “sus relaciones sexuales”, y ellos le permiten por ejemplo, traspasarse un tipo de fragmento de ADN conocido como plásmido, que, como hemos comentado, en ocasiones transporta la información necesaria que las hace ser más resistentes a un determinado antibiótico. Cuando ese tipo de bacterias proliferan y se hacen dueñas de la situación, evidentemente, tenemos un problema. Si nosotros, con nuestras malas prácticas, favorecemos el contacto excesivo de las bacterias con los diferentes tipos de antibióticos, estamos “comprando papeletas” para generar bacterias cada vez más resistentes que además, “gracias al sexo”, entre otros mecanismos, son capaces de compartir esas resistencias con otros congéneres.

Y no olvidemos una cosa, personas y animales compartimos un montón de bacterias que nos pueden hacer daño, como por ejemplo, la eterna Escherichia coli. Si ese bichito se hace resistente a un antibiótico en un cerdo, por ejemplo, es capaz de transmitir el problema a otras especies animales o al ser humano o viceversa, o puede incluso transmitirle esa información a otras bacterias interesadas. Por eso, insisto tanto tanto en hablar de una sola Salud.

En conclusión, nosotros no podemos evitar que las bacterias se relacionen, por tanto vamos a dejar de favorecer y acelerar el procedimiento que tienen para enviarse información y hacerse más resistentes. ¿Cómo? Empleando de un modo coherente los antibióticos, respetando unas normas básicas de higiene, etc. Las bacterias aprenden muy rápido. No las ayudemos.

Christian

Cuando yo tuve fiebre Q……..

Estos días, entre otras noticias sanitarias, nos sorprendía una publicación alicantina que alertaba de la aparición de una serie de casos humanos de fiebre Q en la Comunidad valenciana, concretamente en Villajoyosa, aparentemente asociados al contacto de las personas afectadas con un rebaño de cabras, de los que supuestamente habría procedido el agente infeccioso.

Nuevamente, una enfermedad infecciosa en el horizonte, en una época que aparentemente no nos da tregua, después de los episodios de listeriosis. Pero, ¿que es la fiebre Q y por qué se llama así?, y no por ejemplo….fiebre H o J. Curiosamente, la Q le viene del vocablo inglés query, que podríamos traducir como “duda”, o “aspecto que requiere información”. Una herencia del siglo pasado, cuando, tras describirse en los años 30, su origen era desconocido, adoptando por ello la enfermedad el nombre de “query fever“. Pero, yendo al grano, ¿es un riesgo para las personas?, Contundentemente SI. 

La fiebre Q, la causa una bacteria que se llama Coxiella burnetti y afecta al hombre. El agente de la fiebre Q no está en todos sitios, y aunque puede infectar a muchas especies animales, los rumiantes (bovino, ovino y caprino), tienen especial interés para nosotros por nuestra relación directa con ellos, tanto con los animales, como con los productos derivados de los mismos si no se tratan convenientemente.

Cuando un animal está infectado y está eliminando la bacteria, prácticamente el contacto con cualquier secreción o excreción (leche, orina, heces, semen, etc…), o incluso el polvo contaminado con las mismas, puede ocasionar que nos infectemos, siendo a través de la vía respiratoria, la vía principal de entrada, si bien otras, como el consumo de leche cruda contaminada, también es posible y frecuente en algunas latitudes. La bacteria también puede ser transmitida por vectores como las garrapatas.

¿Qué es lo importante que tenemos que saber? Lo primero, es que no debemos acercarnos a un rebaño de rumiantes si no conocemos a su dueño ni la información básica de su estatus sanitario. Los animales NO son juguetes, y pueden ocasionarnos un susto muy importante. Es fundamental, NO CONTACTAR EN ÉPOCA DE PARTOS, pues es una época propicia para que los animales infectados eliminen la bacteria en grandes cantidades, sobretodo varias semanas después del parto. Los profesionales, debemos tomar precauciones, usando guantes y mascarillas como mínimo.

PICT2655
Nunca debemos contactar con un rebaño sin el debido permiso y los conocimiento en referencia al estado sanitario de los animales

¿Y que pasa si la pillamos? Pues, pueden pasar cosas muy diversas. Afortunadamente, en muchos casos, la infección, o no origina sintomatología o ésta es muy leve, caracterizada por un cuadro inespecífico de fiebre, dolor muscular, malestar general, etc. Una especie de gripe, para que me entiendan. Ese fue el episodio que me tocó vivir a mí. Hasta aquí, aunque se pasa mal, es sólo un susto. El problema sucede cuando la infección se manifiesta de otra manera y puede ocasionar casos más o menos complicados de neumonía o incluso afectación de las válvulas cardiacas que pueden requerir una intervención quirúrgica. Afortunadamente, ésto acontece en muy pocos casos. Existe un tratamiento eficaz en la mayor parte de los casos, mediante la administración de doxiciclina, un antibiótico del grupo de las tetraciclinas, durante varias semanas. Si todo va bien y sin complicaciones, ahí acaba el susto.

En los animales, la manifestación principal de la enfermedad son los abortos, que en mi caso, he visto tanto en una cabra como en una gacela norteafricana, por ejemplo. El tratamiento no elimina la infección en los animales y existe una vacuna con muy buenos resultados para limitar la excreción pero que no logra eliminar la infección del rebaño. Aquí les dejo un enlace para ampliar información de una fuente fiable.

En definitiva, la fiebre Q es una enfermedad compleja pero que raramente presenta complicaciones graves en el ser humano, si bien cuando suceden, pueden ser mortales. En los animales, el control es complejo, siendo la vacunación y los tratamientos un remedio parcial que logra paliar un poco la situación. Acabar con esta enfermedad, por tanto, sigue siendo un misterio…… 

Christian

Un año de Sherlock-Health….y parece que fue ayer

Como pasa el tiempo, parece que fue ayer. Esa frase que habrán oído o pronunciado en tantas ocasiones, cobra relevancia en estos días para mi persona, pues se cumple un año que iniciamos esta aventura llamada Sherlock-Health. Con ilusión, sin grandes pretensiones, pero con la idea clara de servir de elemento divulgativo de temas y aspectos que en ocasiones no son sencillos de entender o simplemente, ni siquiera queremos escuchar, pues, los problemas de la Salud, sean de la especie que sean, no gustan a nadie.

Seguro que a lo largo de este año se habrán cometido infinidad de errores y también algún acierto. Espero, sepan disculparlo al ser ésta mi primera incursión en el mundo de la divulgación. No ha sido fácil, lo reconozco. Vaya mi reconocimiento para todos los grandes divulgadores científicos que tiene nuestro país, porque desde dentro……no se ve la cosa tan fácil, al contrario….es muy compleja y llena de dificultades.

Sólo me resta agradecer a todos los que apoyan este blog desde las redes sociales, leyendo las propuestas e incluso proponiendo algunos temas. Poco a poco, trataremos de ir respondiendo a las solicitudes. Mil gracias por la ayuda a mi amigo y compañero, referencia de la divulgación, José Manuel (Scientia) por animarme y ayudarme a iniciar este camino y a tantos otros compañeros, algunos muy cercanos, por su apoyo y sus mensajes de ánimo. Ha pasado un año, y aquí seguimos.

Sólo me resta, compartir con ustedes una noticia feliz, la invitación a Sherlock-Health  para participar en las Jornadas organizadas por el Ministerio de Sanidad en Madrid, con motivo del día europeo de lucha frente a las resistencias a antimicrobianos. Un orgullo y una responsabilidad enorme, a la que, como podrán comprobar en el título de la ponencia, han invitado a mi álter ego.

Lo disfrutaremos y lo viviremos con mucha ilusión por todos y cada uno de los que creen en la necesidad de divulgar el conocimiento científico.

Christian

IMG-20191010-WA0006

De mayor……quiero “curar” la agalaxia

Ayer, tuve la oportunidad de asistir a una conferencia cuyo autor, entre otros aspectos, nos sorprendía con los esfuerzos que está realizando su equipo de investigación para lograr, entre otros retos alucinantes, que las personas con cataratas mejoren su visión…..sin necesidad de una intervención quirúrgica. Sí, lo han oido bien. El éxito del trabajo, aun en fases iniciales, evidentemente, tendría un efecto económico y principalmente social incalculable, fundamentalmente en áreas y países sin los necesarios recursos para afrontar, sistemáticamente, el costo de este tipo de intervenciones. Esa persona es mi amigo Pablo Artal, premio Nacional de Investigación y otras muchas cosas en este año que ya vamos cerrando y en otros anteriores.

Los que tenemos el privilegio, porque creo que no puede llamarse de otra manera, de emplear nuestro tiempo profesional en la universidad, en ocasiones, la fortuna nos permite cruzarnos con personas diferentesque se plantean retos que pueden parecer….inalcanzables, pero que, con las ideas, el esfuerzo y el apoyo necesario, en ocasiones, logran resolverse con éxito. Pues bien, en este contexto, y aprovechando la influencia de la conferencia de ayer, permítanme ustedes, que trate de realizar un ejercicio de “analogía“, entre los retos “imposibles” que se plantean Pablo y su equipo y los retos sanitarios que deben abordarse sin dilación en algunos sectores de nuestra ganadería, especialmente en el ámbito de los rumiantes, a los que dedico mucho tiempo. Verán por donde voy.

En nuestro contexto productivo, todavía nos cuesta horrores entender que nuestras granjas y empresas funcionan mejor, tanto a nivel económico como a nivel productivo si llevamos el control de las enfermedades al límite de las condiciones que cada uno tenga en “su casa”, y principalmente, no hacemos “tonterías sanitarias”. No debemos ser conformistas, siempre se pueden plantear opciones de mejora y el reto sanitario debe ser constante. Nunca hay que asumir que lo único que podemos hacer es convivir con ciertas enfermedades y resignarnos. Siempre se puede mejorar, y siempre se pueden plantear opciones de mejora que, aunque parezcan inalcanzables pueden llegar a conseguirse con cabeza, ilusión y en ocasiones, recursos (aunque a veces no es necesario).

Nos encontramos en un periodo de cambio, con un grave problema de “reposición” de las personas que se han estado dedicando a esto durante años, y…..o todos (y cuando digo todos, me refiero a los ganaderos actuales, técnicos, políticos, etc.) lo hacemos atractivo y rentable para las nuevas generaciones, o viviremos una época donde la mayor parte de los animales queden en manos de unos pocos propietarios. Y ojo¡, no estoy en contra de ello, pero creo que otros modelos, basados en la sostenibilidad y el manejo coherente de los animales, permitirían vivir dignamente a muchas personas de esta actividad, a la vez que contribuimos a otros objetivos como frenar el abandono del campo.

IMG_20190613_145446
La lucha frente a las infecciones crónicas, donde los animales aparentemente sanos, están infectados y pueden transmitir las infecciones representan, sin duda, uno de los retos más importantes para la sanidad de nuestros animales

El contexto actual requiere ese esfuerzo. Hemos sido capaces de casi eliminar la brucelosis, de controlar un montón de cosas, pero nos seguimos peleando con viejas conocidas de siempre, aplicando soluciones inventadas hace 40 años. Debemos intentar que nuestros animales vayan hacia un estado sanitario de excelencia, y es que, no olvidemos, aunque suene a cantinela, que sin sanidad, no hay futuro.

He tenido la suerte de convivir con grandes maestros. Más allá de sus lógicas diferencias, todos me han demostrado ser apasionados de su trabajo. “Locos”, en el sentido cariñoso de la palabra por los micoplasmas, por las células somáticas, por el ADN…..pero todos con un denominador común: La ilusión por su trabajo y los retos difíciles. De ellos, he aprendido y aprendo todos los días. Por eso….por todos los ejemplos mencionados, por lo privilegiado que me siento, he decidido que yo, de mayor, quiero “curar” la agalaxia.

¿Y eso que es, dirán ustedes? Me refiero a la agalaxia contagiosa, una enfermedad que afecta a las cabras y a las ovejas y que es capaz de arruinar a una familia y dejar sin argumentos y envuelta en lágrimas a cualquier persona, un reto sanitario muy complicado. Pero cuidado, no mas complejo que cuando me encuentro con una persona joven que quiere vivir de la ganadería, con más o menos formación, abierto a recibir consejos, ávido de aprender y mejorar……y de enfrentarse a ese reto con ganas e ilusión…..nuestra ganadería necesita de ese tipo de retos.

Les animo a buscar su reto. Gracias Pablo.

Christian